PLASMA RICO EN PLAQUETAS
BIOESTIMULACIÓN CUTÁNEA

La BIOESTIMULACIÓN es quizá el más novedoso avance en Medicina Estética. consistente en la “regeneración” o “reparación” de los tejidos mediante la bioestimulación de los fibroblastos (células del tejido conjuntivo que producen colágeno y elastina ) gracias a la acción de los FACTORES DE CRECIMIENTO (FC) contenidos en las PLAQUETAS sanguíneas.

Los factores del crecimiento son pequeños fragmentos de proteínas biológicamente activas del grupo de las cito quinas. Estas pequeñas proteínas activan diversas funciones de las células para desarrollar procesos de regeneración y reparación de los tejidos.

Mediante la obtención de los factores de crecimiento hemos podido utilizar en Medicina Estética una serie de tratamientos para obtener una mejoría de la piel y tejidos adyacentes de tal manera que se ha avanzado en el tratamiento del envejecimiento de una forma relativamente sencilla y eficaz.

¿EN DÓNDE ESTÁN LOS FACTORES DE CRECIMIENTO?

Plasma rico en plaquetas

Los FC se encuentran en múltiples tejidos y células: plaquetas, fibroblastos, osteoblastos (células del hueso), riñón, de todas estas células, las más ricas en factores de crecimiento y las más fáciles de obtener son las PLAQUETAS; estas son unas células de la sangre destinadas a reparar los vasos sanguíneos en caso de sangrado favoreciendo la coagulación de la sangre y activando a otras células para promover la reparación de los tejidos.

CÓMO SE OBTIENEN LOS FACTORES DE CRECIMIENTO

Es un proceso sencillo en el que se extraen unos 20 cc de sangre de la persona a la que se le va a aplicar el tratamiento; posteriormente se realiza un proceso de centrifugación y depuración para separar lo que son las células sanguíneas rojas del plasma. De este plasma, se obtienen las plaquetas (PLASMA RICO EN PLAQUETAS, PRP) al que se le adiciona cloruro cálcico el cual genera la liberación de los factores de crecimiento de las plaquetas.

Plasma rico en plaquetas

BENEFICIOS DE LOS FACTORES DE CRECIMIENTO

Plasma rico en plaquetas

En diferentes estudios experimentales, se ha comprobado que la infiltración intradérmica de los Factores de Crecimiento Aumentan la proliferación fibroblástica Aumentan la síntesis de colágeno tipo III y IV.

Aumentan los componentes de la sustancia fundamental que da sostén y firmeza a los tejidos.

Estas acciones indican que los FC producen una ESTIMULACIÓN del proceso fisiológico de REGENERACIÓN DÉRMICA; es decir, tejido nuevo, funcional e idéntico al original, sin cicatriz.

Con todo esto se consigue mejorar considerablemente el aspecto de la piel, revitalizarla e incluso rejuvenecerla. Por otro lado si se infiltra plasma rico en plaquetas junto a una serie de vitaminas, aminoácidos, minerales, los resultados son aun más notorios y efectivos, obteniendo una mejor nutrición de la piel y, por consiguiente, un mejor aspecto.

Todas aquellas personas que quieren rejuvenecer mediante el mejoramiento de la textura de su piel y también en los casos que sea necesario corregir alguna alteración cutánea: cicatrices, zonas atróficas, desnutridas, etc.

COMPLICACIONES

Es un tratamiento muy seguro y prácticamente inocuo, ya que se infiltra un producto AUTÓLOGO; es decir, un componente biológico de la misma persona, con lo que el rechazo, reacciones alérgicas o transmisión de enfermedades infecciosas es imposible. Las muy pocas complicaciones posibles, vienen derivadas del mecanismo de la infiltración: edema o inflamación, pequeños moraditos producidos por las infiltraciones.

DURACIÓN DE LOS EFECTOS

Los efectos beneficiosos de los factores de crecimiento del plasma rico en plaquetas no son permanentes y, por lo tanto, el procedimiento hay que repetirlo a los siete y quince días, otro al mes, y posteriormente cada tres a cuatro meses para lograr el mantenimiento de los logros rejuvenecedores obtenidos y retrasar el proceso de envejecimiento.

RESULTADOS

El 95% de los pacientes se manifiestan muy satisfechos con las mejoras en el aspecto, la textura, la tersura, el tacto, el tono, el brillo, la luminosidad, etc. de la piel tratada. Como todo, depende del nivel de exigencia o perspectiva ante el tratamiento y especialmente del tipo de piel previo que tiene el/la paciente.