REJUVENECIMIENTO FACIAL SIN CIRUGÍA
PROGRAMA PLUS VIE

Existen muchas técnicas en Medicina Estética utilizadas para restablecer y reparar los efectos nocivos que, como el sol, los contaminantes ambientales y el paso del tiempo le ocasionan al cuerpo; con estos procedimientos altamente efectivos se puede embellecer la cara, cuello, extremidades y diferentes partes del cuerpo.

Especialmente destacables son los procedimientos de REJUVENECIMIENTO FACIAL SIN CIRUGÍA, de una gran aceptación, ya que producen un embellecimiento de la cara sin necesidad de tener que ingresar a un quirófano, con lo que, no solamente los costos disminuyen drásticamente, sino que, la incomodidad de estos tratamientos es muchísimo menor y la necesidad de incapacidad es prácticamente nula.

EL REJUVENECIMIENTO FACIAL SIN CIRUGÍA

rejuvenecimiento

Es quizá el tratamiento más frecuente realizado en medicina estética por diferentes motivos:

Su gran versatilidad, pues existen múltiples equipos, dispositivos, variadas tecnologías y una gran cantidad de sustancias biológicas que, solas o combinadas, producen un efecto de rejuvenecimiento casi inmediato.

La rapidez en su ejecución. Prácticamente todos estos procedimientos no toman mas que unos minutos, lo que permite realizarlos sin interferir siquiera con las actividades diarias o de trabajo.

Las mínimas molestias. Si bien algunos procedimientos de rejuvenecimiento facial sin cirugía requieren el uso de micro agujas para introducir los productos, esto ocasiona mínimas molestias las cuales se pueden mitigar aun más, usando anestésicos tópicos.

Es funcional, es decir, estimula y mejora las funciones del cuerpo

Por los excelentes resultados. Cuando estos procedimientos son realizados por “un medico experto” los efectos rejuvenecedores se pueden observar casi de inmediato en algunos casos, o pasado unos cuantos días con otros tratamientos. Vale aclarar que los grandes efectos rejuvenecedores de estas técnicas tienen un claro componente personal, pues depende de la edad, de qué tan afectada esté la piel, el grado de exposición al sol y a tóxicos (alcohol, cigarrillo, drogas), el tipo de dieta que se lleva, nivel de sedentarismo, estrés crónico etc.

Por NO ocasionar cambios definitivos. El hecho de que estos procedimientos no ocasionen cambios definitivos representa una clara ventaja en comparación con los procedimientos quirúrgicos, los cuales suenen ser definitivos, pues esto permite hacer retoques e ir mejorando la apariencia paulatinamente hasta lograr un efecto y una apariencia lo mas aproximado posible al deseado.